Si quieren llegar lejos, vayan juntos

Cuando el silencio se vuelve insoportable, ¿para qué molestarte con una conexión humana? ¡Sólo enciende Netflix! El actual mundo virtual hace que sea muy sencillo despreciar las relaciones.

¡Error! Las buenas relaciones siguen siendo fundamentales para nuestro bienestar.

Una vida profesional exitosa y satisfactoria consiste en interacciones sanas. Las buenas relaciones requieren una intención y acción consciente. No te preocupes, bien merecen el esfuerzo.

Las relaciones sanas hacen que el trabajo sea más divertido y productivo, aumentan la felicidad y reducen el estrés. Aunque cada relación es distinta, en esencia todas comparten estos principios básicos:

  1. Expectativas realistas. Acepta a las personas como son, las relaciones saludables están ancladas en la realidad. La gente será como es, no como te gustaría que fuera.
  2. Comunicación. Intenta estar plenamente presente al escuchar a alguien. Retira la mayor cantidad de filtros y juicios posible para realmente comprender su perspectiva. Muestra tu interés y comparte información.
  3. Flexibilidad. Permite el crecimiento y la evolución, no etiquetes ninguna relación desde el principio, sólo déjala fluir y alcanzar su potencial.
  4. Confiabilidad. Sé honesto y cumple tu palabra. Si asumes una tarea, conclúyela. Alinea lo que dices con lo que haces.
  5. Respeto. Siempre trata a tus colegas con respeto y encuentra formas amables de abordar cualquier desacuerdo. Las negociaciones son más sanas que las discusiones.
  6. Reparación. Nadie es perfecto. Reconoce tus errores y discúlpate sinceramente si es necesario. Si alguien te ha ofendido, hazle saber y permite que lo reconozca y repare.

Los equipos rinden al máximo en un entorno psicológicamente seguro porque las emociones positivas fomentan las relaciones cooperativas. Acércate a tus colaboradores con estas virtudes en mente:

  • Humanidad. Todas las interacciones suceden entre dos seres emocionalmente complejos. Reconoce que cada uno somos mucho más que nuestro puesto en la empresa. Al retirar el título, todos somos iguales. Todos tenemos creencias, esperanzas, vulnerabilidades y deseos de sentirnos comprendidos, respetados y apreciados, igual que tú.
  • Apoyo. Al trabajar en equipo, el objetivo es lograr el éxito colectivo. Cuando te guste la idea de alguien, habla a su favor y súmate al esfuerzo. La confianza conjunta conduce a grandes logros e innovaciones.
  • Amabilidad. Si alguien de tu equipo está pasando por un momento difícil, comunícate con él o ella y muestra solidaridad. Comprende si necesitan un tiempo libre y ofrece tu ayuda. La empatía y la compasión son dos de los mejores talentos humanos.
  • Gratitud. Aprecia auténticamente el esfuerzo de tus compañeros. Al expresar gratitud por la aportación de alguien, fomentas una mayor disposición a continuar haciendo el esfuerzo personal por el bien del éxito colectivo. La gente se compromete y es más productiva cuando sabe que su trabajo es importante.

Ser consciente de las relaciones laborales conduce a una trayectoria profesional muy satisfactoria. Los resultados más gratificantes de los puentes construidos con confianza, honestidad y amabilidad son la buena camaradería y los corazones contentos.